Un purificador de aire elimina el 80% de la carga vírica