Autorizados los fosfatos en la carne de kebab

Tal y como informan desde el Parlamento Europeo, una resolución contraria a autorizar el uso de fosfatos en la carne de kebab no ha logrado la mayoría absoluta de 376 eurodiputados para salir adelante. La objeción planteada por la comisión de Salud Pública y Seguridad Alimentaria recibió 373 votos, mientras que 272 eurodiputados votaron en contra y 30 se abstuvieron.

Por tanto, la Comisión puede permitir la presencia de ácido fosfórico, di-, tri- y polifosfatos (E338-452) en la carne de kebab, sea de oveja, cordero, ternera, vacuno o pollo. Según la Comisión el uso de fosfatos en este tipo de carne permite la creación de una película de proteínas que ayuda a mantener las piezas ligadas y asegura una congelación y cocción uniformes.

Por el contrario, los contrarios a su autorización manifiestan su preocupación por el efecto de los fosfatos en la salud. Una revisión científica de 2012 mostró una potencial relación entre los fosfatos en los alimentos con un aumento del riesgo cardiovascular. Sin embargo, una evaluación de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aseguró que no es posible atribuir este riesgo al consumo general de fósforo o a los aditivos fosfatos. Otro estudio científico de 2013 también sugería una relación entre las dietas altas en fósforo y un aumento de la mortalidad entre la población estadounidense.

En estos momentos, estamos a la espera de una nueva evaluación científica de los aditivos que la EFSA presentará antes del final de 2018.

Un informe de la Comisión de 2017 concluyó que en algunos Estados miembros, las autoridades y operadores del sector alimentario hacen interpretaciones diferentes, a veces erróneas, de la legislación comunitaria sobre preparados y productos cárnicos, lo que resulta en una aplicación no uniforme de la normativa. Así, las normas de la UE por lo general no permiten el uso de los fosfatos en los preparados cárnicos, pero debido a una acumulación de excepciones, cada vez se están utilizando más.

Fuente.