La pandemia va a cambiar nuestra sensibilidad respecto a los olores