Equipos de agua perdida pulverizada mediante boquillas.

Se trata de sistemas de pulverización de agua dotados de bombas de media o alta presión y un sistema de tubos con boquillas que generan microgotas de hasta 5µ, directamente en las zonas en las que se desea conseguir el efecto de refrigeración o incluso a veces un efecto de tipo estético, o ambos simultáneamente.

Desde un punto de vista de transmisión de Legionella, estos equipos suponen un riesgo importante, ya que la distancia entre las personas y el punto de pulverización es muy escasa y el tamaño de las gotas es muy pequeño.

A su favor tienen el hecho de que las temperaturas de trabajo son las normales de la red de aporte, y por tanto en principio no suelen ser muy elevadas, no existiendo además recirculación del agua.

La finalidad de los nebulizadores de agua son:

  • Disminuir la temperatura ambiental y mejorar el confort térmico en espacios abiertos (terrazas, parques, etc.).
  • Aportar humedad durante la exposición y almacenamiento de alimentos frescos (pescado, fruta, etc.).

Su funcionamiento se basa en la evaporación parcial del agua aerosolizada en contacto directo con el aire. La aerosolización se consigue por pulverización de agua, mediante boquillas (en terrazas, parques, pescaderías, etc.) o mediante discos giratorios a gran velocidad o con ultrasonidos (en fruterías, invernaderos, etc.).

Los sistemas de pulverización o de nebulización de agua están considerados por el RD 865/2003 como instalaciones de riesgo de proliferación y diseminación de legionella y han provocado varios brotes en nuestro país, por lo que se debe asegurar un correcto Mantenimiento higiénico-sanitario de los sistemas de pulverización y nebulización de agua:

  • Utilizar agua procedente de la red para garantizar su calidad microbiológica.
  • Realizar una limpieza y desinfección de todo el sistema antes de la puesta en marcha y cuando haya estado parado más de un mes o sufrido reparaciones.
  • Efectuar un mantenimiento sanitario periódico:
  • Revisión y limpieza mensual de los filtros, bombas, conducciones, etc.
  • Revisión, limpieza y desinfección mensual de las boquillas pulverizadoras.
  • Limpiar diariamente el depósito o bandeja de agua (en caso de existir).

En caso de contar con equipos portátiles/móviles:

  • Mantener una temperatura en el agua inferior a 20ºC.
  • Vaciar y limpiar al finalizar el día.

INFRACCIÓNES Y SANCIONES

Sin perjuicio de otras responsabilidades civiles o penales que puedan corresponder, las infracciones contra lo dispuesto en este real decreto tendrán carácter de infracciones administrativas a la normativa sanitaria de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, y de acuerdo con ella se graduarán como:

1. Infracciones leves: hasta 3.005,06 euros.

2. Infracciones graves: desde 3.005,07 a 15.025,30 euros

3. Infracciones muy graves: desde 15.025,31 a 601.012,10 euros

En cuanto a las sanciones, se estará a lo establecido en el artículo 36 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

Control de legionella en instalaciones de agua pulverizada

Gerardo Gómez – Departamento de Calidad Ambiental Alesza Services

Comparta en sus plataformas