Acabar con el pececillo de plata, huésped de nuestros cuartos de baño.