Una comunidad de once domicilios junto a la rambla de Ponent explican que Ematsa no les hace caso.

Una comunidad de vecinos de Campclar denuncian que están sufriendo una plaga de ratas y cucarachas desde hace unas cuantas semanas. Son once los domicilios afectados –situados en un vial en forma de U que empieza y acaba en la rambla de Ponent y delante del parque del 1 de Maig– que explican que la empresa municipal de aguas, Ematsa, que se encarga del control de plagas, no les hace caso. Los vecinos aseguran que los bichos tienen su origen en el sistema de alcantarillado. Además, lamentan que el Ayuntamiento tenga la zona olvidada en otros aspectos, como urbanísticos o de seguridad policial.

«La primera llamada a Ematsa fue el pasado 30 de abril y, desde entonces, hemos llamado un par a veces por presencia de ratas y un par más por cucarachas», explicaba Juan de Dios Castro. Este vecino de la comunidad en la rambla de Ponent de Campclar subrayaba que «Ematsa nos dice que vendrán, pero aquí no ha aparecido nadie». Castro lamentaba que «antes, con los anteriores gobiernos, llamábamos y venían rápidamente, al cabo de uno o dos días. Nos hacían acompañarles para detectar el problema, pero eso ahora ha cambiado».

A pesar de sufrir las consecuencias en el interior de los domicilios, los vecinos detectan que el origen del problema es el alcantarillado público. «Si no actúan allí, el problema continuará, ya que si lo hacemos individualmente, sólo lo solucionaremos temporalmente,» decía Castro. Este vecino, por ejemplo, ha optado por contratar una empresa privada para desinfectar su casa –solución que han adoptado otros vecinos– y también ha comprado veneno para ratas, aunque es consciente que sólo lo puede hacer en casa, ya que «si lo pusiera en el parque de delante podría tener muchos problemas, con denuncias de por medio».

Una vecina de la comunidad encontró una rata de más de un palmo dentro de su casa ayer por la mañana, y hay diversas por la zona comunitaria. Un centenar de cucarachas salieron del falso techo de Castro, además de la «barbaridad» que pasean por la calle cada noche. «Estos problemas son típicos de cada año, las ratas van saliendo a temporadas y las cucarachas ahora, cuando empieza a hacer calor», justificaba Castro ante la inacción de Ematsa a pesar de las diversas peticiones de la comunidad.